lunes, 20 de enero de 2014

Las monedas de plata del Emirato Independiente y el Califato de Córdoba

Por Juan Guerrero Mateo

Es un honor para mi poder escribir este pequeño artículo sobre la moneda Andalusí, tan ligada a nuestro pasado y, a la vez, tan olvidada por los coleccionistas, tal vez sea por su dificultad a la hora de clasificarlas, las mismas que yo encontré cuando decidí adentrarme en este campo tan apasionante de nuestra numismática y nuestra historia.

Me acuerdo cuando iba a convenciones numismáticas, a jornadas de intercambio e incluso, al mercadillo que ponen los domingos en Córdoba y en Sevilla. Me llamaba particularmente la atención la abundancia de estas monedas que siempre había a la venta y a muy buen precio, por lo que un día me decidí a comprar algunas. Me hice con dos y ni quien me las vendió sabía descifrarlas, solo se limitaba a decir que una era del Emirato y la otra del Califato así que con esta escasa información me fui lleno de interrogantes.

Un día se me ocurrio ensenárselas a una persona que hablaba árabe, algo que a casi todo el mundo se le hubiese ocurrido, pero no supo decirme apenas una palabra suelta. hay que tener en cuenta que el árabe en que vienen escritas estas monedas es muy antiguo y, además, está expresado en escritura cúfica por lo que, aunque se conozca el idioma es imposible leerlas si no se está familiarizado con este tipo de monedas. Lo mismo pasa con una persona que haya aprendido a descifrar la escritura de estas monedas, lo que no implica que sepa hablar esta lengua.

Un buen día hablando con un amigo me dijo que había un numismático en Córdoba que sabía leerlas. Yo ya lo conocía y cuando tuve la oportunidad de ir a visitarle se las enseñé y, efectivamente, me dijo que una era del Emirato Independiente del año 154 de la Hégira, acuñada en Al-Andalus. Aunque son anónimas, la fecha le permitió saber el reinado al cual pertenecía, ABD-AL-RAHMAN I. También me confirmó que la otra moneda que poseía era del Califato de Córdoba del año 333 de la Hégira, acuñada en Medina Azahara, con el nombre escrito del califa ABD-AL-RAHMAN III. Con sólo estos dos datos (CECA y fecha) clasificó las monedas, pero aún así no me i por satisfecho porque yo sabía que aparte de esos datos, ahí debía poner muchas más cosas puesto que estas monedas, al no tener retrato ni ningún tipo de iconografía, están llenas de escritura por las dos caras, escritura que yo tenía que conocer y no cesaría en mi empeño hasta conseguirlo. Me comentó que tenía a la venta un libro publicado por don Antonio Medina Gómez, titulado "Las monedas hispano-musulmanas" y editado por el Instituto provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos.

Era increíble, por primera vez tenía ante mis ojos n estudio pormenorizado sobre este tema. A este libro después le siguieron otros como los publicados por don Rafael Frochoso Sánchez, un gigante en la materia. Con estos libros pude iniciar el estudio de estas monedas y, he de decir, que todavía sigo aprendiendo; cuanto más profundizo más interesante me resulta.

A continuación, trataré de explicar brevemente la distribución de las leyendas a través de algunas fotos, así como los numerales, fechas y CECAS más corrientes, aunque sólo nos centraremos en las primeras etapas de la dominación musulmana en la Península Ibérica.

1. INVASIÓN Y ANEXIÓN DE AL-ANDALUS AL CALIFATO DE DAMASCO 92-138 AH

Empiezan a circular en la Península las monedas de plata acuñadas en las innumerables cecas del Imperio por la dinastía Omeya. Al poco tiempo también empiezan a fabricarse aquí, totalmente iguales pero sustituyendo el nombre de la ceca por el de Al-Andalus, siendo de buena calidad el grabado y la plata de buena ley, además todas ellas anónimas. La ceca de mayor actividad fue la de Wasset.

 Dirham de Al-Walid, año 90 H.

Dirham de plata de Al-Walid I traducción: 
Anverso leyenda del margen: En nombre de Dios este dirham fue acuñado en Wasset año ochenta y nueve.
Anverso leyenda del centro: No hay mas Dios que Dios, solo el, no hay compañero para el.
Reverso leyenda del margen: Mahoma el enviado de Dios, enviole con la dirección y la religión verdadera, para que prevalezca sobre las religiones, a despecho de los asociados.
Reverso leyenda del centro: Dios es uno, Dios es eterno, no engendro y no fue engendrado y no hay para el igual alguno.

2.EMIRATO INDEPENDIENTE 138-316 AH, 766-929 JC

Las leyendas son las mismas que la época anterior y el diámetro y el espesor muy aproximados, aunque de menor peso. El peso no debió ser muy vigilado, pues la relación entre el oro y plata en la época de los primeros califas era de 1 dinar por cada 10 dirhems, aumentando su valor los dinares hasta llegar a valer cada 20 dirhems. Esto hace pensar que las transacciones económicas no se hacían por número de monedas sino más bien en peso.

Los dirhems de esta época empiezan siendo perfectos, bien acuñados, degenerando el grabado a medida que pasan los años, siendo los más defectuosos los de los años 162 y 163 AH. Al final del reinado de ABD-AL-RAHMAN I empieza una notable mejoría. En 190 AH comienza una nueva degeneración en el grabado hasta tal punto que en la mayoría de las monedas se hace imposible su lectura. Este estado de mala legibilidad perdura hasta el año 229 AH, ya dentro del reinado de ABD-AL-RAHMAN II, en el que la moneda sufre una pequeña modificación y vuelve a ser perfecto su grabado que se va a ir perdiendo de nuevo hasta llegar al año 262, en el que sufre otra modificación en su tamaño, adquiriendo mayor tamaño (30 mm), conservando el mismo peso (2,7 grs.) y los grabados vuelven a ser de gran belleza. Dicha perfección dura poco, solo los años comprendidos entre el reinado de AL-MUNDIR y primeros años de su hermano ABD-ALLAH. Con las revueltas y consiguiente guerra civil que ocupan su reinado, la moneda se vuelve a degenerar considerablemente que imposibilita su lectura y es muy escasa.

 Dirham de Abd-al-rahman I, año 157. Imagen colección Tonegawa

Dirham de plata de Abd-Al-Rahman II traducción:
Anverso leyenda del margen: en nombre de Dios este dirham fue acuñado en Al-Andalus año ciento sesenta y cinco.
Anverso leyenda del centro: no hay mas Dios que Dios, solo el, no hay compañero para el.
Reverso leyenda del margen: Mahoma el enviado de Dios, enviole con la dirección y la religión verdadera, par que prevalezca sbre todas las religiones a despecho de los asociados.
Reverso leyenda del centro: Dios es uno, Dios es eterno, no engendro y no fue engendrado.

3.CALIFATO DE CÓRDBA 316-422 AH, 929-1031 JC

Esta época se corresponde con el período de mayor esplendor de la dominación árabe en la Península Ibérica.

En el año 300 AH sube al trono de Córdoba el emir ABD-AL-RAHMAN III al haber muerto su abuelo ABD-ALLAH, ante las constantes guerras que tuv que sostener contra el califato fatimí en África con los rebeldes dentro de su reino y los cristianos al norte de sus fronteras. Estas guerras le llevaron de triunfo en triunfo durante los treinta primeros años de su reinado. Ante esta situación ABD-AL RAHMAN III decide en el año 316 AH tomar los titulos de califa (jefe supremo del Islam), Amir-al-munimin (principe de los creentes) y Al-nasir li-din Allah (defensor de la religión de Dios) y así da comienzo el recién estrenado califato de Córdoba que traerá consigo una sustancial reforma monetaria.

Los dirhems son ahora de menor diámetro (23 mm.), mayor espesor y entre 2,44 y 5,34 grs. de peso. La plata ya no es casi pura con en épcas anteriores, su ley se mantiene entre 0,700 y 0,800 no más. La relación entre oro y plata en esta época era de 13 a 17 dirhems por dinar.

Empiezan a acuñarse las monedas en el año 316 AH y hay varios tanteos en los primeros años en su fabricación hasta dar con el modelo definitivo a seguir ya en el año 321 AH en adelante.

Las leyendas del anverso son las mismas y tienen la misma distribución que en la época anterior, con solo un nombre añadido debaj de la útima línea del centro, que es la del encargado de la fabricación en los diferentes perídos de cada reinado. Otra importante variación es que ahora no es solo Al-Andalus la única ceca, sino que ahora puede ser también Medina Azahara, Medina Fas, Medina Sabta y Nakur. En el reverso es donde se produce la radical reforma. En la leyenda del centro ya no es la sura 112 del Corán que venía figurando desde épocas anteriores, sino que ahra aparece el nombre del califa reinante precedido del título de Imán y seguido de Amir-munimin (Príncipe de los creyentes) y, a continuación, el sobrenombre adoptado por cada uno de ellos. También, debajo de la útima línea del centro del reverso se suele clocar el nombre del jefe de gobierno el del príncipe heredero. En cuanto a la leyenda de la orla, es la misma de antes, o sea, la sura 61 v8p del Corán o, mejor dicho, "La misión profética de Mahoma".

Dirham de plata de Hixem II traducción:
Anverso leyenda del margen: en nombre de Dios fue acuñado este dirham en Al-Andalus año trescientos noventa y nueve.
Anverso leyenda del centro: no hay mas Dios que Dios, solo el, no hay compañero para el Aben Burd.
Reverso leyenda del margen: Mahoma el enviado de Dios, enviole con la dirección y la religión verdadera, para que prevalezca sobre todas las religiones, a despecho de los asociados.
Reverso leyenda del centro: Al-Hayib, el Imán Hixém, principe de los creyentes, el fortalecido por Dios, Abd-Al-Aziz.

  Dirham de Abd-al-rahman I, año 157. Imagen colección Tonegawa
Por último, termino con los numerales y algunas fechas tal y como aparecen en las monedas, así como un cuadro de cecas.




Bibliografia consultadas:
Codera y Zaidín: Tratado de numismática arábigo-española
Frochoso Sánchez R.: Los feluses de Al-Andalus.
Medina Gómez A.: Monedas hispano-musulmanas.
Vives y scudero A: Las monedas de las dinastías arábigo-españolas

Fuente:  Revista Adalid, nº 3 Arqueología, Arte e Historia

Anexo:



0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. En breve será publicado