sábado, 9 de noviembre de 2013

Comentario del denario de báculo -lote 1575- de la Subasta Áureo de 3/12/2013 (Parte I)


Al igual que yo, muchos habreis reparado en el magnífico muestrario de monedas castellanoleonesas que se subastarán en ÁUREO el próximo 3 de diciembre de 2013. El propósito de esta entrada, así como de otras que vendrán, será comentar el contexto histórico de algunas de esas piezas. Para tal fin D.Manuel Mozo Monroy, en rigurosa PRIMICIA, nos aporta el trabajo que ha realizado sobre el lote nº 1575 al que él denomina "Denario del Báculo Segoviano de Alfonso VII". Os dejo sin más preámbulo con su excelente trabajo.

Licencia Creative Commons 
Este contenido se encuentra protegido bajo una Licencia copyright Creative Commons. 
© Manuel Mozo Monroy, 2013

Descripción literal de la pieza realizada por Áureo y Calicó


Fue Celso Arévalo Carretero quien incluyó un primer dibujo de esta moneda en su obra (1). Desde entonces se ha venido incluyendo en todo tratado de moneda medieval cristiana castellano-leonesa que se precie, sin conocerse la existencia de ningún ejemplar verdadero del mismo, y por supuesto, sin aparecer ni una sola fotografía que atestiguase la supervivencia real de al menos un denario de este tipo –de la misma manera que sigue sucediendo con otro tipo segoviano similar que atribuimos a la unión de Alfonso I y la reina Urraca-.


En dicho ejemplar esbozado en líneas por Arévalo Carretero se mostraba en su anverso una cruz equibracial con un aro en cada uno de los cuatro cuarteles –formato ya utilizado en emisiones estudiadas con anterioridad (Véase A7.A y A7.B)-, rodeada de una leyenda casi imposible en la forma “Innei S Ric”. El reverso, también novedoso, portaba un báculo episcopal reforzado en los laterales por lo que parecían ser dos letras omega “ω” tumbadas y unidas a la mitad central de dicho báculo, orlándose todo ello de la leyenda descriptiva preconcesional y toponímica “+Socovia Cii(2).


En puridad –y aún a falta de moneda física que aportase más información-, dicha amonedación encajaba perfectamente entre las monedas segovianas acuñadas entre mayo de 1126 –toma de poder por parte de Alfonso VII- y finales de 1136 –meses posteriores a la concesión de la “quartam partem(3) a la sede episcopal de Segovia-, pues sin duda la aparición del báculo del reverso tendría una explicación eclesiástica vinculada a la catedral de dicha ciudad castellana, y por ende a la personificación de Dios como “final último” de todo lo creado –simbología críptica de la letra omega dúplice, postrer grafema del alfabeto griego-, tal y como sucedía con una acuñación toledana similar -prácticamente coetánea- con la que mantenía más que intensos y sospechosos parecidos (Véase A7:C).
 
Sin embargo, había un elemento que no cuadraba demasiado bien en la descripción hecha de este ejemplar desconocido. Éste era la lectura del supuesto lema monetal del anverso. Celso Arévalo propuso la lectura “Innei S Ric” que, amén de no significar absolutamente nada en latín, intentó relacionar con el nombre de la segunda esposa del Emperador, Rica o Riquilda de Polonia de la familia de los Staufen -hija del rey Ladislao II y de Agnes de Babemberg-, a través del también emperador Enrique IV y de Federico Barbaroja, de quien era sobrina. Los hijos de Alfonso, Sancho y Fernando, fueron a recibirla a Cuellar en la primavera de 1152, casándose el rey con ella en julio de dicho año. Sin embargo y en la práctica, dicha boda no pareció significar en la vida de Alfonso VII más allá de un hito en el establecimiento de las relaciones políticas entre la Península Ibérica y el Imperio Germánico. Alfonso en aquellas fechas andaba metido en la conquista de Guadix junto a sus hijos –que desde entonces le acompañarían prácticamente en todos sus desplazamientos-, abandonando a Rica hasta noviembre de dicho año en que se reunió con ella en Toledo para viajar ya juntos a Burgos, Carrión y Palencia y Nájera (4). A partir de estos instantes siempre se la mencionará como “Rica” o “Richa”: 1152 “imperatrice Rica in Toleto et in Spania“, “cum uxore Richa imperante in Legione, Toleto, Almaria, Biacia et Nazara“; 1154 “cum imperatrice Donna Richa“,“Richa, et filia eius Asturiis dominante regina domna Urracha“; 1156 “cum coniuge sua domna Richa“, “imperatrice Richa et filiis rege Sancio et rege Fernando”; 1157 “cum usore sua Richa in Legione et in Toletula", "una cum uxore mea imperatrice Domina Rica“. Difícilmente pudo Segovia mencionar por tanto a la nueva reina en la forma “Ric” en sus amonedaciones, cuando ni siquiera existe constancia documental de que ella estuviese allí al menos por unos. Y mucho menos aún tendría sentido el vocativo “Innei S” como alusivo al nombre de su madre – “Agnes”- que jamás puso sus pies en territorio hispano.
 
Recientemente, tuvimos la suerte de poder ver y contrastar el que es de momento el primer y único (5) ejemplar conservado de esta tipología de denario segoviano (6). En él ahora sí que podemos comprobar fehacientemente que la verdadera lectura del anverso es un irregular “+NAFVS REC”(7) tal y como sucedía con el tipo monetal del candelero (Véase A7:90) (8), en el que además se cambia ligeramente el reverso desde el “+Socovia Cii” transcrito por Arévalo hacia un inédito e irregular “+Socovia Cie”, alusivo –aunque con errores gramaticales latinos- a la ciudad –“Civitas”- de Segovia. Todo lo cual nos permite encajar más sólidamente esta impresionante pieza con los rasgos tipológicos y cronológicos del resto de las amonedaciones alfonsinas segovianas producidas entre 1126 y 1136 con las que se contextualiza.

Tipo 1

 
1.1: Denario/Dinero. Ve. Segovia (mayo 1126 – ca. 1136). P: 0,78. D: 18. R: U.
Anv: Cruz patada con un aro en cada cuartel. L: L: 2ª Nom.-Masc. “+ NAFVS REC” (sic). T: “Nafonso (sic) Re[y]”.

Rev: Báculo episcopal curvadas sobre sí mismas a izquierda, con sendas letras omegas a cada lado, colocadas en su mitad. L: 3ª Nom.-Fem. “+ SOCOVIA CIE” (sic), empezando a las 6h. T: “Segovia Ci[udad]”.

Falso actual


Del 1.1: Puntos en todos los cuarteles, con terminación en la forma “RIC”. Escritura empastada, dubitativa y arte general degenerado. Se ve claramente que no es sino una copia del dibujo de Arévalo Carretero.

AMONEDACIONES COMPARATIVAS

Tipo A7.A


A7.A: Denario/Dinero. Ve. Toledo, Primera Emisión (enero 1135 – febrero 1135). P: 0,76. D: 18. R: 8.

Anv: Cruz patada con aros en cada cuartel –el segundo, dobles-. L: 2ª Nom.-Masc. y Fem. TOLETO C”. T: “Toledo C[udad]

Rev: Dos leones bajo árbol del Paraíso, con cuatro ramas y doce frutos. Debajo dos leones con dos crecientes invertidos junto a la base, igualmente dispuesta en forma de creciente. L: Anepígrafa.

Tipo A7.B


A7.B: Denario/Dinero. Ve. León (ca. 1133 – ca. 1138). P: 0,80. D: 18. R: 10.

Anv: Cruz patada con dos aros en primer y cuarto cuartel y dos estrellas de seis puntas en segundo y tercero. L: 3ª Nom.-Masc. y Fem. con doble agrupación de tres círculos al principio y al final “+:LEO CIVITAS:”. T: “León Ciudad”.

Rev: Crismón con letras “XPS” -la “P” dentro de leyenda-, “R”, “E” y “+”. L: 3ª Nom.-Masc. y 1 Nom.-Masc. “CAPVT SPANIE”. T: “Capital de España”. 


Tipo A7.C



Tipo A7.C

A7.C: Denario/Dinero. Ve. Toledo (noviembre 1123 – marzo 1126). D: 18. R: 8.

Anv: Cruz patada. L: 2ª Nom.-Masc. “ANFVS · R · REX”. T: “Alfonso R[aimúndez] Rey”.

Rev: Báculo episcopal orlado de dos cruces sobre pedestales estrechos. L: 2ª Nom.-Masc. y Fem. “+ TOLETO CIVI”. T: “Toledo Ciu[dad]”. 

Tipo A7.D



A7.D: Denario/Dinero. Ve. Ceca Indeterminada –posiblemente Segovia o Toledo- (septiembre 1134 – mayo 1135). D: 18. R: 0.

Anv: Cruz equibracial con aro con punto interior en tercer cuartel. L: 2ª Nom.-Masc. “INNFVS REX” con la “N” y la “F” nexadas. T: “Ilfonso (sic) Rey”.

Rev: Candelero adornado de diferentes elementos y rematado de cruz orlada de dos estrellas de seis puntas, detrás de los brazos curvos del candelero parecen existir dos letras “C”, una a cada lado, y dos presumibles letras omega. L: Anepígrafa.
 

Notas a pie

(1)  Arévalo Carretero, Celso, «Época de los dineros feudales románicos», Cultura Segoviana, 3, (Segovia, febrero 1932), pp. 17-42.



(2) Siguiendo estas directrices formales enumeradas por Arévalo Carretero, se debió de fundir una pieza falsa actual que intenta reproducirlas pero cambiando el lema hacia “Anfvs Ric”.


(3) Recordemos que el 27 de marzo de 1135 Alfonso VII se concede a la iglesia de Santa María, en la persona de su obispo don Pedro, la tercera parte sobre cuanta moneda fuere fabricada en la sede segoviana: “insuper dono ei terciam partem monete que in Secobia facta fuerit” (Archivo de la Catedral de Segovia, caj. 1, núm. 7); renovándose por dos ocasiones en idénticos términos -pero reduciéndose a la cuarta parte-, en Zamora el 9 de abril de 1136; y en la propia Segovia el 30 de noviembre de 1139: “insuper, dono predicte ecclesie et domno Petro episcopo eiusque succesoribus canonice constituendis, quartam partem monete que in Secobia facta fuerit et totius combinacionis a quecumque parte venerit” (Archivo de la Catedral de Segovia, caj. 1, núm. 8 y 13, y Códices, nº B-329).


(4) Existe un documento datado el 4 de diciembre de 1152 en Santa María de Nájera en que se la nombra como “eapropter ego Adefonsus Hispaniae imperator, una cum uxore mea Rica imperatrice”.  



(5) Agradecemos la amabilidad de la casa de subastas numismáticas Áureo y Calicó –y en especial a su directora María Teresa Sisó-, por las facilidades que nos han dado para poder disponer de una magnífica fotografía de este ejemplar.


(6) Que sin duda, fue el mismo ejemplar que dibujó Celso Arévalo Carretero.


(7) No podemos dar una explicación coherente y razonada a la utilización de este término latino “Rec”. Primero porque precisamente la letra “C” no se ve con total nitidez en el ejemplar examinado, y segundo porque sin duda el significado real con que se pretendió datar a la leyenda al ser labrada en origen fue el de “Rex”, pero que quizás, debido a un error del abridor de cuños confundió la “X” por la “C”. Esta circunstancia, como veremos para más labras segovianas, se produjo con cierta frecuencia en las emisiones segoviana, siendo asimismo la transposición de la “A” y de la “N” de “Anfvs” por “Nafvs”, un ejemplo más de lo mismo.


(8) Esta tipología pudiese tener cierta ascendencia segoviana, aunque esta afirmación no es completamente definitiva, pues su único nexo de unión sería el del trazado epigráfico similar en las letras de ambas amonedaciones.  




2 comentarios:

J. Luis Mendoza dijo...

Muchas gracias por el artículo José David y por supuesto una sonora ovación al Maestro Mozo Monroy por el impecable estudio.
Saludos.

José David Rodríguez dijo...

Gracias José Luis, sin duda una magnifica aportación la que realiza Manuel Mozo a la numismática, no será la única, te puedo asegurar que habrá más sorpresas, pero por ahora no puedo adelantar más

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. En breve será publicado