martes, 30 de abril de 2013

Atribución de tipos monetarios alfonsinos a Calahorra


Realizando una búsqueda por internet he encontrado, por casualidad, un artículo muy interesante de Almonacid Clavería sobre "Calahorra numismática medieval" publicado en Kalakorikos, nº 17 -2012 (ISSN 1137-052). En este artículo se legitima la acuñación de moneda en Calahorra en tiempos de Alfonso VIII, a través de un documento de privilegio, fechado en Palenzuela, el 10 de marzo de 1170, por el cual Alfonso VIII y su esposa, Doña Leonor, otorga el diezmo, al obispo Rodrígo de Cascante y a la Iglesia de Calahorra, de los beneficios que se obtuvieran en las acuñaciones que se realizaran en todo el obispado de Calahorra, entiendase a perpetuidad. El documento es conservado en el Archivo Catedral de Calahorra.


Dice el texto: (Christus, alfa y omega) In nomine Domini amén. Quod affluens regum benignitas ecclesie cuilibet perpetualiter possidentum disponit, dignum est ut, litterarum apicibus adnotatum, posterorum memorie comendetur. Eapopter ego ILDEFONSUS, Dei gratia rex, de eximis et innumeris exigua Deo fideliter offerre procurans, dono et concedo ecclesie Kalagurritane, et tibi dompno Rodericus, eiusdem episcopo, ot omnes successoribus tuis "decimam omnium monetarum", que cumque regnum arbitrio in episcopatu tuo in sempiternum fabricate fuerint, ut habeas et possideas iure heredario in secula... Facta carta in Palencia minori (Palenzuela) era M CC VIII idus Marcii, Regnate sereníssimo rege Aldefonso Toleto et Castella, Naiara et Extrematura. El ego Ildefonsus rec hanc cartam quan fieri iussi, manu propia roboro et confirmo.

Según el citado autor dicha concesión se justifica como justo pago al obispado de Calahorra por los gastos derivados en el viaje de ida para y vuelta de acompañamiento de Doña Leonor desde Burdeos (Francia) para entregarla como futura esposa al rey Alfonso. Teniendose en cuenta, que los derechos reales de Calahorra serían entregados de inmediato como arras o dote a la futura reina Leonor.


Conocido es que Calahorra (situada en la fronterra de Navarra) era una ciudad con tradición de taller monetario, ya que aparte de sus acuñaciones ibero-romanas continuó batiendo durante la época visigoda (Miles). Prestó grandes servicios a Alfonso VIII en sus luchas de comienzo del reinado, por lo que le redujo los fueros de fonsadera y pedido, al mismo tiempo que les concedía la exención de portazgos en todo el Reino (14 de junio de 1181).

Basándose en el Catálogo de Álvarez Burgos, Almonacid comenta que la doctrina solia atribuir la marca C en dineros y óbolos a Cuenca, pero que ahora deben atribuirse a Calahorra, en base a este documento. Argumenta que los tipos C con leyenda "TOLETAS" quedan descartados por ser propias del reino de Toledo y Calahorra nunca perteneció a él. Por otro lado Almonacid señala que cuando Alfonso VIII conquistó Cuenca en 1177, se encontró que la "C ya estaba adjudicada a Calahorra" y que por eso otorgó el cuenco a Cuenca y que como existen monedas alfonsinas portadoras del "cuenco" las que tienen C tienen que corresponder a Calahorra.

Creo que los anteriores argumentos son muy contundentes para atribuir la marca "C", a Calahorra, pero como simple aficionado a la numismática, me surgen interrogantes:

1º Se habla en plural de monedas alfonsinas portadoras del cuenco. En el catálogo de Álvarez Burgos solo aparece una, la nº 166, procedente de la colección Vidal Quadras nº 5356, cuya imagen no he podido obtener ni analizar, aunque pertenece a la conocida serie del jinete. De hecho no hay otra conocida.

 
2º Si la C ya estaba adjudicada a Calahorra, motivo por el cual se destina el cuenco a Cuenca (1177) ¿en qué fecha situamos los tipos toledanos con C? Porque si fueran anteriores, siguiendo esa argumentación también tendrían que haberse descartado para Calahorra.

3º  Si descartamos la C en los dineros de leyenda "TOLETAS", basándonos en que Calahorra no perteneció al reino de Toledo ¿a quién puede atribuirse esa C? ¿quizás a Cuenca? Hacia el año 1230 Cuenca ya era una ciudad ampliamente repoblada, con Catedral, iglesias, Concejo propio, una de las "mas nobles ciudades de Castilla", según la Crónica latína. Una sola moneda, con caliz, no puede quizás justificar que acuñara desde el inicio con el caliz, copa o cuenco. Es probable que también pudiera hacerlo en inicio con la C o incluso con la C inversa, y que posteriormente, con la la ceca asentada, lo hiciera con la marca propia del caliz o cuenco.

De lo que no debe caber duda es que alguna/s de las acuñaciones con marca C, se hicieron en algun taller de Calahorra, o al menos hay un documento que asi lo estableció.

Podeis obtener el articulo de Almonacid, pinchando en este enlace

Agradecimiento a la A.N.E, por permitidme acceder al estudio de Luis Domingo Figuerola sobre esta ceca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. En breve será publicado