domingo, 18 de noviembre de 2012

Nueva sección del blog: "Curiosidades numismáticas de monedas de época"

Este es el primer artículo, de los que espero sean mucho más, de una nueva sección numismática que he pensado puede ser interesantepara el blog y que lleva por título "Curiosidades numismáticas de época". En esta sección tiene cabida cualquier curiosidad numismática sobre monedas de cualquier época. Interesa fundamentalmente el dato anécdótico sobre la moneda, su historia, su emisión o circulación, etc, etc. Por eso quisiera pediros vuestra colaboración

Espero que os guste esta primera entrada del amigo Yeray Afonso y que versa sobre un tema que yo desconocía totalmente.

Aprovecho también para comentaros que sigue abierto el período de participación para el concurso a la mejor moneda medieval del 2012, cuyas bases podeis consultar aquí o en el apartado de temas fijos del blog.

Falsas de época que no fueron hechas para circular

Por Yeray Afonso

Imaginemos por un momento que estamos en las Indias bien entrado el siglo XVII. Tras varios años de duro trabajo buscando plata y oro en Sierra Madre, la cordillera que atraviesa Nueva España, el esfuerzo ha merecido la pena porque hemos conseguido atesorar varios kilos de esos preciados metales, los cuales hemos refinado y convertido en lingotes. Tenemos ya lo suficiente como para volver a nuestra Castilla natal y emprender un negocio, cultivar nuestras propias tierras o criar ganado, pero nos encontramos con un importante inconveniente: en el puerto de Sevilla se cobran aranceles y un porcentaje de la carga iría a parar a la Corona. No estamos dispuestos a desprendernos ni de un solo gramo de la valiosa carga que tanto nos costó conseguir.

¿De qué forma podríamos burlar esos impuestos sin levantar sospechas? Una buena fórmula sería la de “convertir” nuestros metales preciosos en cobre, es una idea muy sofisticada. Haremos maravedís con nuestra plata y nuestro oro y los recubriremos de cobre ¿Quién iba a fijarse en esa calderilla? Pasaríamos sin problemas los controles y posteriormente fundiríamos esas piezas para devolverles su estado natural.

Bien, dejemos la imaginación a un lado y centrémonos en las imágenes que aparecen tras estas líneas. Piezas de oro y plata con el aspecto de maravedís que van desde un cuarto a nombre de los Reyes Católicos hasta un resello de la serie de 1658 pasando por otras series que detallamos a continuación:

· 4 maravedís a nombre de los Reyes Católicos de Coruña. Fue subastada en Vico el 14 de noviembre de 2012. Pesa 13’97 gramos y pertenecía a la colección Huntington. 


· 2 maravedís de Felipe II de Cuenca con un resello a VI maravedís de 1636 de Sevilla. Pesa 4’2 gramos. Fue subastada en Sedwick Coins el 7 de abril de 2010.


· 8 maravedís de Felipe III de Madrid, 1619. Subastado por Áureo.


· 4 maravedís de Felipe IV de Sevilla de la serie de 1621-1626. Foto de www.segoviamint.org

· 8 maravedís de la serie de 1602-1626 con resellos a VIII maravedís de 1641 de Sevilla, a 8 maravedís de 1652 y a IIII maravedís de 1658-1659. Foto de www.segoviamint.org


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso, muy curioso. Desconocía esta triquiñuela. Muy interesante la entrada.

Saludos

Raúl

Anónimo dijo...

Desconocía este tema del que me ha encantado la exposición. Esas monedas subastadas de las fotos, ¿por qué no fueron fundidas en sus tiempos para volver a tener metal de oro o de plata, y han llegado así hasta nuestros días?. Javier Sánchez.

Estéfano dijo...

Habría que conocer el origen de cada una de estas piezas, quizás se perdieron en un naufragio.

Saludos.

David M. Chico dijo...

El ochavo bañado en plata lo puso Augi García, trabajador de dicha empresa en:
http://www.imperio-numismatico.com/t7936-ochavo-de-felipe-ii-valor-dos-maravedis-resellados-a-vi-mrvs-de-sevilla

Saludos cordiales.

David M. Chico dijo...

Y en libro de Yáñez se descibre un resello con baño en oro de época.

Yeray dijo...

No se trata de piezas bañadas en plata u oro sino macizas a las que se les aplicaba un baño de cobre. Está explicado en el texto con bastante claridad.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. En breve será publicado