viernes, 23 de noviembre de 2012

Almanzor y su impronta en la moneda hispanoárabe

El personaje

Abu ʿAmir Muhammad ben Abi ʿAmir al-Maʿafirí (en árabe: أبو عامر محمد بن أبي عامر ابن عبد الله المعافري), llamado al-Manūr bi-llah (المنصور بالله), el Victorioso por Alá o Almanzor fue una de las figuras más relevantes del Islam. A excepción del historiador Ibn Jaidun, las fuentes musulmanas le consideraron un extraordinario gobernante, que sembró el terror entre los cristianos del norte de la Península en las 56 incursiones que entre el 977 y el 1002, acaudilló "a sangre y fuego". Para los cronistas cristianos, Almanzor será a la vez un estadista prudente y eficaz, así como la encarnación del mismisimo demonio. Para muchos historiadores actuales, el sistema dictatorial que impuso en el Califato de Córdoba será una de las causas principales de la gran revuelta o fitnah que puso fin a la unidad musulmana en la península, y supuso el comienzo de los reinos de taifas.

Almanzor nació en el 939 en Turrox, una aldea perteneciente a Algeciras, en el seno de una familia terrateniente. Quedó huérfano a los 16 años al morir su padre en un viaje de peregrinación a la Meca. Fue enviado a Córdoba al cuidado de unos parientes, y es en esta ciudad donde estudiará jurisprudencia y conseguirá un puesto en la administración del Califa Hisham. Su habilidad política le permitió en poco espacio de tiempo con el control político total de Al-Andalus, aprovechando la minoría de edad del califa y las luchas internas de poder. A partir de ese momento comenzará sus primeras incursiones contra los cristianos del Norte que le dotarán de gran popularidad entre el pueblo.


El fallecimiento del califa Alhakén II en 976 inauguró un nuevo periodo en la carrera política de Almanzor. Al-Ándalus atravesaba en aquel momento una grave crisis de sucesión, porque el sucesor designado, Hisham, nacido en 965, era demasiado joven para reinar. Surgieron partidarios de designar un regente, al-Mushafi, mientras que otros preferían dar el título califal al hermano del difunto, al-Mughira. lmanzor tomó partido por el primero y mandó asesinar al segundo consiguiendo que Hisham II fuer investido califa la mañana del lunes 4 de safar de 366 H con el título de al-Mu'yyad bi-llah, es decir, el que recibe la asistencia victoriosa de Dios. Seis días después de su investidura, el 8 de octubre de 976, Hisham nombró hayib o primer ministro a al-Mushafi y visir y delegado del hayib a Almanzor, que tenía entonces 36 años.

Se casó con Asma, la hija del general Galib con quien tuvo serios enfrentamientos por el control de plazas norteafricanas. Se atrajo la simpatía de la población al restaurar el orden en Córdoba y multiplicó sus gestos piadosos para ganarse a los fuqaha (juristas, alfaquíes) malikíes: así, censuró la biblioteca del califa y ordenó destruir las obras de filosofía y astronomía juzgadas incompatibles con la ortodoxia sunní. En este mismo sentido, copió el Corán con su propia mano e hizo ampliar la mezquita de Córdoba algunos años más tarde, en 987. En esta época comenzará a levantar su propio centro gubernamental, al-Madina al-Zahira, literalmente la "Ciudad Resplandeciente", apartada de la corte de Córdoba y dónde trasladará todo el aparato administrativo de al-Andalus.

Las campañas militares o razias de Almanzor contra los cristianos, arrasaron ciudades como León, Barcelona, Coimbra, Pamplona o Santiago. En esta última campaña, en 997, la de más resonancia en el mundo cristiano, arrasará la ciudad y la catedral, respetando únicamente el sepulcro del apóstol, y trasladando las campanas mediante esclavos cristianos a la mezquita de Córdoba para que sirvieran de lámparas en la mezquita de Córdoba.

Perdió la vida por causas naturales, muriendo a los 73 años. Se desconoce el lugar exacto del óbito, ya que sus datos biográficos se diluyen entre lo histórico y lo legendario, pero lo más probable es que fuera en Medinaceli (Madinat al-Salim). La Crónica Silense lo enunció así:
"Pero, al fin, la divina piedad se compadeció de tanta ruina y permitió alzar cabeza a los cristianos, pues pasados doce años Almanzor fue muerto en la gran ciudad de Medinaceli, y el demonio que había habitado dentro de él en vida se lo llevó a los infiernos"
Antes de morir nombró sucesor a su hijo Abd al-Malik al-Muzaffar, lo que generó una guerra interna entre sus sucesores y los de Hisham II. Su cuerpo fue cubierto con el lienzo que sus hijas tejieron con sus propias manos y cuya materia prima procedía de la hacienda heredada de sus antepasados en Turrox, solar de su estirpe. Sobre sus restos colocaron un ladrillo fabricado con el polvo que, después de cada batalla contra los cristianos, sus servidores limpiaban de sus ropas. El cadáver, así dispuesto, recibió primera sepultura en la frontera, antes de ser trasladado a Córdoba. Según el historiador árabe Ibn Idari, los siguientes versos se esculpieron en mármol, a manera de epitafio:
"Sus huellas sobre la tierra te enseñarán su historia, como si la vieras con tus propios ojos.Por Dios que jamás los tiempos traerán otro semejante, que dominara la península y condujera los ejércitos como él"
Según la leyenda Sancho García, a la sazón Conde de Castilla, apreció debilidades nunca antes advertidas en los ejércitos mahometanos. Con un Almanzor envejecido, enfermo y en retirada, pudo haber sucedido la Batalla de Calatañazor, aunque documentalmente no sea dado asegurarlo ni desmentirlo. La tradición sostiene que "en Calatañazor Almanzor perdió el tambor", que es tanto como decir que perdió su talismán de imbatible y que resultó derrotado.

Su política monetaria

Cuando Almanzor accedió al poder la mayor parte del numerario que circulaba en la península provenía  de la ceca de Madinat al-Zahra (Córdoba) y de las ciudades norteafricanas de Fez, Ceuta, Nakur y Sichilmasa. El patrón oro estaba formado por los dinares y sus fracciones de 1/3, 1/4 y un 1/8, mientras que la plata, por el dirham, de peor calidad que en la época emiral tenia un mayor contenido de plata pura. La equivalencia entre ambas, 1 dinar = de 13 a 17 dirhames.

Nombrado muy joven, en el año 356H (967), para el cargo de director de ceca, amir aparece en las monedas de aquel año compartiéndolo con Shuhayd, quien desaparece del todo en las acuñaciones del año siguiente. La moneda acuñada durantes su gobierno viene  a nombre del Califa, Hisham, y en algunas ocasiones aparecen en las monedas (especialmente en las acuñadas en Fez) el nombre de gobernantes norteafricanos, Adb-Allah o Wadih. El arte del labrado suele ser bueno aunque hay algunas deficientemente acuñadas, lo que dificulta su interpretación. 

En general, las leyendas del anverso suelen hacer referencia a los altos funcionarios encargados del buen funcionamiento de las cecas. El anverso también suele recoger la profesión de fe islámica (No hay dios sino dios -solo el-, Mahoma enviado de dios), el valor de la moneda, la ceca de emisión y el año de acuñación. En el reverso aparece normalmente el nombre del califa, como imán y príncipe de los fieles, junto con el sobrenombre, llamado en árabe lakab, del soberano, acompañado por el de Amir (a partir del 363 H) para referirse al propio Almanzor, o sus hijos, cuyos nombres suelen aparecer más en emisiones norteafricanas. El hecho de que su nombre apareciera junto al del califa en la misma cara, es un claro mensaje propagandístico de autoridad política.

Las emisiones donde aparece el nombre de Almanzor van desde el año 356 hasta el 392H (1001) y en las africanas hasta el 398H (1007). De todas ellas, cabe destacar la emisión del 388H, la más extensa, pero donde curiosamente aparecen muchos nombres de jefes de ceca (el que más Muhammad, en un 85% de monedas) y en un escaso 5% el de Amir o Almanzor.

En las emisiones de Fez, al morir Almanzor desaparece su nombre de las monedas y es sustituido en por su hijo Abd al-Malik con el título de hayib (desde el 393 al 399H) y luego por el hermano de este Abderrahman.

Veamos algunas de las emisiones

















Bibliografía:

- Cano, Pedro "Almanzor, el paladín del Islam", publicado en Revista Crónica Numismática, Diciembre 2002.
- Frochoso, Rafael "Análisis sobre los dirhames del año 388 H".
- Sáenz-Díez, J.I. "Los dirhems del 388 de la ceca Al-Andalus" publicado en Numisma, nº165 a 167, año 1980.
- Medina Gómez, A. "Monedas Hispano-Musulmanas" publicado por Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos, 1992.
- Sáenz-Díez, J.I. "Las dos cecas de Córdoba en la década 360-370 H" publicado en Numisma, nº 180 a 185, año 1983
-http://es.wikipedia.org/wiki/Almanzor
-http://corazonleon.blogspot.com.es/2008/08/los-ataques-de-almanzor-al-reino-de-len.html
-http://andalustonegawa.50g.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. En breve será publicado