domingo, 13 de mayo de 2012

Comentario sobre piezas de la subasta de Herrero de 24 de abril de 2012

Como ya sabeis, el próximo día 24 de mayo Herrero celebra una subasta que me ha llamado la atención, una vez, más por la calidad de las piezas expuestas, fundamentalmente las medievales dedicadas a Alfonso VII y Sancho III. De algunas hemos ya hablado, véase entrada sobre dinero de Oviedo y entrada sobre dinero de Sancho III de hipotética ceca Cuenca, me gustaría mostraros el comentario que el Dr. Antonio Roma Valdés, a quién nuevamente agradecemos su colaboración, ha realizado sobre estas mismas piezas de la subasta.

Comentario sobre piezas de la subasta de Herrero de 24 de abril de 2012 

Por Antonio Roma Valdés

La próxima subasta de Herrero muestra varias piezas de interés numismático, dentro del primer período de la numismática medieval castellana y leonesa. Su presencia da ocasión a hacer unos comentarios en torno a las atribuciones que con frecuencia se hacen de las marcas que los monederos reflejan en la acuñación. Con ello no quiero criticar a la clasificación o descripción de las piezas realizadas por José Antonio Herrero, siempre correcto, sino llamar a la reflexión de una práctica que hay que pensar dos veces. Me explico, la tendencia entre vendedores y coleccionistas es asignar cada marca de las que aparecen en las monedas a una ceca, lo que desde los ojos de un experto en moneda medieval europea generará algo más que sorpresa cuando se refiere a las monedas anteriores a 1195 en Castilla y a 1200 en León. En toda Europa los monederos emplean marcas de emisión, pero no de ceca y debe de recordarse que los primeros monederos tanto en Castilla como en Aragón eran franceses e italianos.   

El primer ejemplo son las monedas de Sancho III. Se trata de una acuñación rara pero no tanto. Clasificada con el número 139 de mi catálogo conocemos variantes de leyenda, siempre alusiva a Toledo, y de configuración de la cruz. Sabemos que circuló en Segovia. La uniformidad del estilo sugiere la acuñación de toda la serie en un solo taller monetario. El ejemplar que se presenta supone la incorporación de una nueva variante consistente en un creciente delante del busto y en la descripción se atribuye a Cuenca. Debe de recordarse que Sancho III fallece varios años de que la ciudad se incorporase al reino castellano. Inevitablemente, la marca no es de taller sino de emisión. Los crecientes son frecuentes como marcas de emisión en este período central del siglo XII, aparecen en los números 67, 81, 92, 93, 109, 114, 121 de mi catálogo, series en que en ocasiones aparecen o crecientes o estrellas como señales. Lo mismo que en la emisión de 1087 (“aros y estrellas”) y dentro de la iconografía románica, se presentan el sol y la luna, esto es, el ciclo permanente de la luz y las tinieblas, el día y la noche y que en el caso de las monedas hay que interpretar como una señal de control: cuños pares o impares; del monedero Pedro o de Juan, de verificación de la cantidad del trabajo, de lo que sea que no podemos concretar definitivamente, pero desde luego no de origen de emisión. Y en este período las monedas castellanas no son distintas al resto, no las diferenciemos. 


Lo mismo cabe decir de otra especie, un bello ejemplar de la serie en la que se presenta una iglesia, señal iconográfica que procede asociar a las donaciones de beneficios monetarios vinculados a la construcción de iglesias de los que conocemos varios ejemplos en la documentación de la época, ninguno en Oviedo, no sólo por estilo sino por lógica. Se trata del tipo 91 del catálogo aludido, del que conocíamos doce ejemplares publicados o subastados, agrupados en cuatro variantes en función de las marcas ubicadas bajo la iglesia, una con estrella, otra con crecientes espaldados, otra con círculo (que no o, porque es bien distinta a las que se presentan en la leyenda) y otra con L invertida.


Herramientas

4 comentarios:

Adolfo Ruiz dijo...

Genial aporte de Antonio Roma, como nos tiene acostumbrados.

Un par de erratas: la subasta es en mayo (no en abril) y los enlaces al catálogo dan un error 404.

Muchas gracias por la entrada,
Adolfo

José David Rodríguez dijo...

Gracias Adolfo, ya esta corregido. Me alegro que te guste Adolfo. Hay otras piezas yambién muy interesantes que espero poder comentar yo en breve. De Roma valoró como nos transmite conocimiento utilizando una terminología sencilla y no menos rigurosa

francho.na dijo...

Gracias Antonio por ilustrarnos y enhorabuena José david por este blog de calidad sobre la denostada moneda medieval española, que creo poco a poco gracias a las publicaciones e iniciativas como la vuestra se está poniendo cada día más en valor, en definitiva, donde debería estar gracias a su riqueza e interés,
Un saludo y adelante!

José David Rodríguez dijo...

Comentarios como el tuyo motivan para seguir trabajando dia a dia con objeto de llevar a la moneda medieval a la cima de la numismática. Muchisimas gracias francho.na

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. En breve será publicado