lunes, 13 de febrero de 2012

Efectos ópticos, elementos diferenciadores y piezas inéditas

Todo colecionista anhela tener entre sus piezas alguna pieza inédita, que diferencie y de un valor extra a su colección, frente a lo conocido o catalogado hasta la fecha. Aquí en este blog hemos dedicado algunas entradas a piezas, hasta la fecha desconocidas y de gran rareza en cuanto a su origen, tipología o valor.

Sin embargo tenemos que ser muy cautos sobre cuando estamos ante una moneda inédita y cuando ante una mera curiosidad óptica. No debemos dejanos llevar por la imaginación. Sobre todo hay que tratar de informarse en catálogos, libros y web recabando la máxima información posible, y más si cabe, si queremos adquirir alguna esas pieza "supuestamente" inéditas.

De todos es sabido que una monda medieval de, pongamos por ejemplo un cornado de Sancho IV acuñada en León no presenta la misma fisonomía que un cornado acuñado en Burgos. Pese a ser el mismo tipo de moneda puede presentar diferencias, sin ir más lejos, el busto del propio rey presentas grandes diferencias y si hablamos de los reversos de los castillos también se encuentran notables diferencias.

Vamos a ejemplificar:



Las anteriores imagenes, tomadas de la web www.maravedis.net, corresponden a maravedis de Enrique IV. La primera pieza es de la ceca de Córdoba, presenta como podemos ver, un diseño muy esquematizado y de escasos detalles. El león, si no supieramos por la leyenda que es de Enrique IV, podría parecer uno de esos leones románicos propios de las acuñaciones de alfonso IX.

La segunda moneda es también un maravedi de Enrique IV de la ceca de Medina del Campo. El estilo difiere notablemente, es mucho mas profuso en detalles, diriamos que recargado, no hay mas que fijarse la orla de pequeñas cruces que rodea al león. El estilo gótico es claramente apreciable tanto en la leyenda, como en el castillo.

El tercer maravedi, de la ceca de Segovia, también es de clara influencia gótica, pero opta por otro tipo de ornamentación. El castillo es distinto más estilizado que en la ceca de Medina, y ademas ornamenta las alquivoltas.

Estos elementos son diferenciadores entre piezas, digamos entre cecas, pero no por ello hacen que una pieza sea inédita. He tenido la oportunidad de encontrar un anuncio en ebay por el cual el vendedor de la moneda, por cierto una magnifíca pieza, considera inédito un elemento característico de la ceca de Segovia en tiempos de Enrique IV, como es la ornamentación de alquivoltas, diciendo que se trata de dos "personajes" entre torres.


El efecto óptico parece mostrarnos la figura de dos hombres esquematizados, si se me permite, parecen el logotipo de los inocentes, pero no debemos caer en la inocentada de llevarnos por el impetu de que estamos verdaderamente ante una pieza inédita. Tenemos que ser, como dije anteriormente, mas cautos.

Otro ejemplo de ilusión optica: ¿los ángeles existen? Viendo este reverso de cornado de Alfonso XI podriamos decir que si, hay un angel en mitad de castillo. Pero la respuesta, una vez más tiene que ser negativa. Se trata de otro efecto óptico. La m gótica de la ceca de Murcia, esta una vez más ornamentada, lo cual es carácteristico de esa ceca en aquellos tiempos.


Una vez más en numismática mendieval dos más dos no son cuatro y nada es lo que parece.

Si conoces algún otro ejemplo de ilusión óptica, envianos la foto para que podamos publicarla. Gracias

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. En breve será publicado